mayo 19, 2006

Cultura Combi: el Llenador

Turno para otro personaje que ha evolucionado en los últimos años, hablamos de el llenador, otro de los oficios urbanos creados por la inagotable sapiencia de nuestra querida -y muchas veces sorprendente- sociedad.

El llenador es el más controvertido componente de la estructura urbana en el transporte, aunque no establece contacto directo con los -sacrificados- pasajeros, su aspecto y actitud son los que configuran un temeroso porte, lo que genera ansiedad en los usuarios del servicio, por lo que prefieren guardar su distancia (mientras más metros mejor)

Vamos al análisis de este oficio, mientras las ideas andan frescas en el imaginario popular.


Atentamente
Richard Torchiani G
Moderador de Perú: País de las Maravillas

4 comentarios:

Richard Torchiani dijo...

De aspecto temible, impulsivo, ansioso, alerta en todo momento, propenso a los improperios en el instante menos esperado, agresivo de nacimiento. Así se concibe al llenador figurín extravagante, absolutamente reconocible, pues dificilmente pasa desapercibido debido a su constante labor.

Para quienes no han probado subir a una combi en algún mega-paradero, y están por experimentarlo en un futuro muy cercano, esta descripción les ayudará en su faena: siempre es bueno andar preparados ante cualquier eventualidad, sobre todo si naciste en una ciudad llamada lima.

El llenador es aquel individuo que frenéticamente repite los principales destinos de la ruta de la combi de turno, mientras llama a los transeúntes con sinuosos movimientos de manos y torso, invitándolos -casi forzándolos- a subir al vehículo que aguarda por ellos cual can hambriento.

Mientras el llenador trabaja, el cobrador observa, a pesar de todo, los llenadores cuentan con el respeto de estos y de los choferes, claro está, dependiendo de cuán eficiente sean: todo es cuestión de ingeniárselas para convencer a los -muy- indecisos transeúntes. El llenador se muestra muy al tanto de que la persona que ocupa el asiento delantero de la combi se coloque el -maltratadísimo- cinturón de seguridad, que se cumpla la norma de los "cuatro al fondo" y si aparecen los "mártires de a pie" que estos avancen para dejar más espacio: ¡hay otros mártires que pugnan por subir! claro, todo esto mientras el individuo golpea sistemáticamente la carrocería del vehículo, en un código que va dirigido al chofer: "aguanta el carro que siguen subiendo"

claudio dijo...

No se si son cobradores en potencia, o en formación... o acaso en desgracia... pero ciertamente parecen padecer d la misma distorsion d las leyes universales de la fisica elemental q los cobradores

El Cochero del Virrey dijo...

El llenador nace en Lima con los colectivos, algunas personas mayores recordaran al llenador del Comite 81-C Lima-Miraflores que atendia en el paradero de la Plaza San Martin abriendo las puertas de los elegantes autos que circulaban por la Av. Arequipa hacia Miraflores desde los años 40 hasta entrados los 80; lo hacia con camisa blanca, pantalon negro y corbata michi.
Lastima que el transporte chicha hoy sea una repuesta a las autoridades chichas que posee el sector

Richard Torchiani dijo...

Cochero del virrey, muchas gracias por tu aporte...

Es un dato muy interesante, trataré de averiguar un poco más sobre la historia del Comité 81-C

Saludos, gracias por tu visita