setiembre 03, 2006

El MundO CoNcReTiTo


Luego de una considerable suma de meses en la aventura de la blogósfera, basado en la experiencia personal y en las tantas veces que asomé la cabeza en artículos y opiniones de "serios" referentes en comunicación -léase periodistas-, me veo obligado por mi componente conativo-volitivo a referirle a ud, querido lector, algunas impresiones que pueden verse salpicadas de un tinte de paternalismo sobreprotector: un indicio alarmante que anuncia que a mis 24 ya me siento viejo, es el peso de la conciencia crítica (realmente PESA!)

Pues bien, al asunto vamos directamente, que la ansiedad va haciendo mella en el jefe de este proyecto (no debería ser posible que me demore tanto tiempo en terminar un artículo de esta magnitud)

Antes de empezar debo comunicar que este post puede herir susceptibilidades, hecho por el cual no me sentiré culpable (al menos, eso espero) Si por algún momento parezco despectivo en mis términos, le pido querido lector, que lo tome por el lado amable. No haga hígado y ríase de la situación (en un consejo que también espero practicar)

Parafraseando un poco la propuesta de Jean Piaget acerca del desarrollo de los estadios cognitivos, extraigo dos cualidades del pensamiento (periodos) que me interesan particularmente: el operacional concreto y el operacional formal.

El primero referido a la actividad intelectual basada en términos concretos (físicos, materiales) que le sirven de referencia inmediata, por lo que, en ausencia de estos medios, el razonamiento se torna incorrecto y hasta inexistente. El segundo (temporalmente posterior en el desarrollo) está referido a la actividad intelectual emancipada del soporte concreto, por lo que el pensamiento se maneja sin problema alguno en términos abstractos.

Terminada la introducción, paso al asunto central: la administración de la información en los medios de comunicación. De un tiempo hasta aquí, ha ocurrido un fenómeno que viene creciendo y propagándose rápidamente: la "bitácora enlatada" ¿qué quiero decir con esto? pues es básicamente la manera que han adoptado ciertos comunicadores para llegar al público: un mundo que se vuelve concretito.

A partir de un pequeño y apurado análisis al que me vi obligado a hacer para escribir este post llegué a la conclusión que el fenómeno aquí inició con el arquetipo Adal Ramones y quienes fueron los pioneros en la importación de las bitácoras enlatadas fueron los muchachos de la radio, en especial aquéllas de corte juvenil, cuyos conductores sin más ni menos empezaron a copiar el estilo del mexicano realizando "monólogos" adaptados a nuestra realidad. La fórmula es sencilla: escoger un tema banal de la vida cotidiana (cotidianísima) y elaborar situaciones dizque jocosas alrededor de él, realizar cuestionamientos del mismo corte y llegar a conclusiones absurdas. Todo sea para entretener.

Tras la incursión en la radio, el fenómeno "concretito" se extendió a la prensa escrita, donde se iniciaron columnistas que, al inicio se caracterizaban por elaborar su artículo semanal de manera elegante y tangencial, utilizando una sátira fina y con un mensaje subliminal que ayudaba a la reflexión de alguno que otro tema de interés nacional. Pero, al pasar el tiempo, se dejaron atrapar por la lata de moda y cambiaron su estilo: lo tornaron extremedamente concreto, incluso valiéndose del recurso de la propia referencia, mencionando en sus escritos supuestas anécdotas personales con tintes de información real.

Para quienes aún no logran hacer la "conexión" les brindo un par de ejemplos: los artículos de Jaime Baily y Beto Ortiz, el primero que se vale de sus vaivenes con los ejecutivos de canales internacionales y, el segundo que se vale de sus desgracias y problemas existenciales para realizar sus artículos.

En un hecho inobjetable que realizar un programa de radio así o escribir un artículo con las características arriba mencionadas es un éxito asegurado (un gol de taquito) puesto que "calza como anillo al dedo" con las características de su público.
  • Las anécdotas personales enganchan con ese afán de morbo que tenemos, que nos lleva a hurgar en detalles de la vida de algún "famosito" y averiguar el lado sucio de su vida, las penurias por las que pasó, las bajezas y los infortunios, así como los supuesto éxitos que acompañaron su existir. Se vive a través de ellos, por no tener la capacidad de vivir la propia vida, ya sea porque nos faltan recursos personales o porque la encontramos los suficientemenete insulsa y aburrida como para dejarla a su suerte.
  • Las sesiones de cotidianidad son el anzuelo perfecto para el adolescente que busca ser reconocido, se siente rey porque puede opinar de lo que ha vivido, hacerse parte de la conversación banal ¿banal? no importa si es así, a fin de cuentas no se llega a entender por completo el significado del término, porque no cuentan con la posibilidad del contraste. Es fácil escuchar a un adolescente llamando ansiosamente a la radio para opinar del tema del día "la universidad es una basura" o "las diversas formas de levantarse a una flaca"

Las preguntas surgen: ¿somos una sociedad concretita? las generaciones en formación (chicos y chicas menores de 21) ¿están estructurando personalidades con conciencias primarias? ¿se ha perdido el afán de la productividad del conocimiento?

Entiéndase, querido lector, que yo no estoy en contra de espacios como los mencionados, es más, he reido muchísimas veces con las ocurrencias de Adal en "Otro rollo" No me quejo del uso de esta fórmula, si no del ABUSO, de la copia paupérrima y de la saturación de los medios con una avalancha de latitas concretitas.


Atentamente
Richard Torchiani G
Moderador de Perú: País de las MaravillaS

4 comentarios:

Amada Inmortal dijo...

Antes que nada buena selección de autores para el análisis, te tiro par de autores como Guidens, Bourdie (no recuerdo como se escribe), en mi carrera he tenido que leerlos pues aprendemos esta teoría para hacer estas wuebadas que mensionadas... Bah, depende como siempre de quien seas vos...
Creo que faslta seriedad y cmpromiso a la hra de enfrentar un trabajo periodistico, falta independencia y libre pensamiento, falta creatividad y ganas de decir la verdad, creo que intentan poner cortinas ante las realidades latentes que al ser descubietas romperían sus negocios... Inventan personajes y nombres, los premian y destaan de tal forma de mediatizarlo, y de esa forma se estandarice y pierda la rebeldía que lo llevó a donde está y sea uno más del montón sin nada que decir, perfecto para esta sociedad... En la resistencia estamos atentos, y por eso no caludicamos y seguimos escribiendo, denunciando y demás, como lo haces ahora ;) saludos

claudio dijo...

¿y si es al revés? a fuerza de parecer que entramos en un rollo a lo del huevo y la gallina planteo..
y si este "mundo concretito" viene exigido por las características de la mayoría de la población, el descuido de nuestra educación de hace años nos pasa la factura ahora con una generación que "no piensa"... la realidad se adapto a las necesidades de esta generación; editoriales y artículos elaborados y q inviten a la reflexión no quieren, no entienden... un diario con la foto de un atropellado y la mancha de sangre respectiva, al lado una vedette pasada de peso y la historia del jugador de futbol que toma hasta el amanecer... se vende todo..

Richard Torchiani dijo...

Vale, gracias por el dato de los autores

Tienes razón, puesto que existe un afán de satisfacer las necesidades del mundo acéfalo, guiados por intereses económicos (hay que darles lo que quieren, eso vende!) por encima de la responsabilidad formativa que adquieren -sin querer queriendo- los medios de información

Auspiciar programas constructivos en TV o radio, financiar columnas de crítica y reflexión en los diarios... en este mundo parece una tarea para "ilusos" Es mucho más rentable ser facilista y seguir sobando el lomo de una sociedad que se viene a menos...

---------------------------

Claudio, mi estimado, es cuestión de perspectiva, ambas posturas son válidas (dialécticas si cabe el término)

Tienes mucha razón con el asunto de la educación: es un proceso de largo plazo... este "mundo" necesita rebatirse, replantear las cosas, se hace necesaria una antítesis lo suficientemente poderosa para inciar el cambio cualitativo, pero -como todo- es un proceso...

Y ya está en marcha, aunque crece lentamente

Anónimo dijo...

Recién leo esto... se parece mucho a la tesis que sostenía ALvites allá por el año 2001... en la época inmediata siguiente al boom de los cómicos ambulantes, el "fenecido" ritmo del chino para ganar votos, la prensa en su peor momento, el programa de Laura Bozzo a la hora del almuerzo y demás.
Ese fue un golpe del que va a ser difícil levantarse... evidentemente, si te acostumbras a que todo te lo den pensado, no te acostumbraste a pensar... y si no te acostumbraste a pensar, te pueden dar cualquier cosa en aras de la libertad de expresión... de lo cual tb se ha hecho abuso.

La LIBERTAD siempre debe estar acompañada de RESPONSABILIDAD (la cual se forma en el camino...) pequeño detalle del que algunos "se olvidaron."

Luis