enero 08, 2006

Fin de Semana: Somos Pollada !

Uno de los fenómenos sociales más interesantes de nuestra querida sociedad urban-limeña, es el de las variopintas Polladas, especie de reunión BBQ con tintes de concierto chicha, infinita excusa para libar hasta inhabilitar el neocortex.

Trataremos de analizar suscintamente el tema, ya que lo importante aquí es el intercambio de ideas a partir del consumo de lo cotideano. Empezamos con esto, bienvenidas las opiniones, aportes y anecdotas polleras.

Atentamente
Richard Torchiani G
Moderador de Perú: País de las Maravillas

4 comentarios:

die Scheiße dijo...

Creo que habría que aumentar en el punto de la música, las transformaciones por las que atraviesa este evento singular, muy peruano, el de las polladas. La llegada del Perreo, su paso por la musica Chicha, la salsa que aun no ha quedado en el olvido y otros ritmos tropicales que le han dado diferentes colores y sentidos a las polladas, sin dejar de lado aquellas polladas, pero muy pocas, en las que se escucha rock en español u algún otro género musical. Incluso he tenido la buena y mala suerte de asistir a polladas que terminaban en nueva trova, Joaquin Sabina e incluso asistí a una de punkekes que termino con Los Ramones, bueno para que vean que hay para todos los gustos. Obviamente la música es un elemento que complejiza la dinámica interna de las polladas que gira alrededor del pollo, el alcohol y otras drogas legales, no "tan" legales y otras muy legítimas.

pd: el tono sarcástico es mas divertido, tengo que aceptarlo.

Richard Torchiani dijo...

"En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco"
(Piotr Tchaikovski)

De acuerdo, el tema de la música en el imaginario popular da para muchísimas horas de tertulia, o para cientos de frases.

La evolución musical que nuestra ciudad capital ha "sufrido" fue producto de una serie de factores que actuaron estructuradamente, haciendo de este fenómeno algo multicausal. Mucho se ha escrito sobre esto en ocasiones anteriores, alegando sobre todo al boom de la technocumbia y sus relaciones no muy gratas con la época dictatorial de los 90's.

"Cortinas de humo" dijeron, "Pan y circo para Roma, technocumbia y prensa amarilla para el Perú" digo yo.

Pero, a pesar de todo, la música apacigua la árida realidad de las personas, se constituye en una especie de escape momentáneo, pequeña brisa que refresca las cabezas cansadas de sobrevivir. Un unplugged a la marginalidad. Un sueño segismundiano, un sueño más.

Pd: Ya abriremos el tema de la música en una entrada propia. La irreverencia ayuda a tomar los problemas con una sonrisa, y nos da ese relax necesario para abordarlos de la mejor manera.

Atentamente.

claudio dijo...

ese "somos" mucha gente richard jeje el fenómeno de la pollada, o mas bien de la comilona popular, se repite en diversos espacios y adaptandose al contexto socio-histórico-cultura (nunca olvidarlo) dandose el caso d iquitos por ejemplo en q el pollo, por lo inaccesible de la zona, es mas caro y se recurre a la parrillada o en algunas partes del norte en que en su momento hubo cebichadas y frejoladas... todas con casi las mismas características.
Mas bien creo q la versión mas huachafa y pretensiosa es la de algunos sitios "clase media/media-alta" donde la necesidad tambien golpea y he llegado a ver tarjetas anunciando "chicken parties" con un rimbombante "se reserva el derecho de admision" ...imaginenlo si pueden

Richard Torchiani dijo...

Es indudable la necesidad social de interactuar con otras personas, en un ambiente de sano esparcimiento y relax, que nos saque de la -asfixiante- rutina diaria. Es mas, es un derecho civil, y no cabe duda que cada grupo social adapta su entorno para satisfacer esta necesidad.

Caso particular y muy interesante es el de las "Polladas Bailables" que se han vuelto de culto popular cada fin de semana, es casi imposible no chocarse con una mientras se transita en la calle. Pues, trataremos de analizar este fenómeno social en unas pocas lineas.

Toda pollada que se jacte de serlo ha de reunir los siguientes requisitos:

- Un motivo (generalmente una "pro" referida a alguna desgracia familiar como un accidente o enfermedad) Este ingrediente puede ocupar uno de dos polos: el positivo -juntar fondos para el techado de la casa, o recaudar dinero para el viaje a EEUU del hijo mayor con motivos de trabajo, y un largo etc- O puede ocupar el polo negativo -recuadacion para los medicamentos de la abuelita, junta para el entierro de algun miembro de la familia, y otro largo etc-

Cosa interesante es que el imaginario popular señala que hay una relacion directamente proporcional entre motivo-desgracia y capacidad de convocatoria del evento, es decir, mientras mas dramatico sea el motivo de la pollada, mas gente aportará. Lo cual fue cierto durante los primeros años de auge de las polladas, pero que con el correr del tiempo y la evolucion-adaptacion de esta actividad, ha venido dando paso a una nivelacion entre los motivos-desgracia y los motivos-positivos.

- Ingentes cantidades de pollo: aqui entra a tallar la habilidad para conseguir esta preciada ave a un precio irresistiblemente bajo, para lo cual existen diversas estrategias, entre las cuales estan vigilar a los medianos distribuidores avicolas para solicitarle la venta-remate de aquellas aves que por motivo de embalaje, viaje y demas, sufrieron alguna "chancadita" imperceptible, pero que no fueron admitidas por los compradores de los mercados. Una mina de oro para quien pretende hacer una pollada y quiere sacar el jugo a sus ganancias.

- Un(a) Cocinero(a): esencial, aunque las recetas varian de acuerdo al "chef" los ingredientes principales de la pollada son: ají mirasol, ajos, comino, sal y pimienta. No hay más misterio, salvo algun ancestral ritual mestizo que se utilice para darle mistica al plato. Lo que convertiría a la cocinera de turno en una leyenda de las polladas, eminencia de la sazon y una especie de semi-diosa para los asiduos comensales.

- Guarnicion: aqui entran nuestro orgullosa papa y las incomprendidas legumbres (col y lechuga) La estrategia de adquisicion en muy parecida a la del pollo, mientras mas chancaditas las papas y legumbres, mas baratas. Punto de compra: la inefable parada de La victoria.

- Ají: pongo este ingrediente en un apartado en solitario, porque es mi deber social, ya que el peruano "de a pie" tiene una prelideccion sumamente especial por aquel fruto de la tierra que le ha de cocinar el paladar. Cosa curiosa esta, mientras mas potente el aji (menos sabor y mas irritacion de la mucosa bucal) mas preciado por los comensales. tendrá que ver con el machismo? será ocasión de comentarlo en una edicion posterior.


Hasta aquí los insumos de las polladas pioneras, ya que con el devenir de los años, esta actividad se popularizó en extremo, hasta casi industrializarse, surgieron variantes dignas del ingenio popular. Lo que se considera un salto cuanti-cualitativo en el rubro, se pasó de la pollada familiar, que convocaba a los amigos y conocidos a compartir un momento de sano esparcimiento en pro de una causa humanitaria, a lo que se conoce actualmente como las "polladas bailables" que revolucionaron y agitaron nuestra sociedad sobre todo en la segunda mitad de la decada de los 90. La pollada se transformó totalmente, se convirtió en un negocio, donde se dejaron de lado las reuniones familiares para dar paso a gente desconocida que llegaba a la casa/local para "chelear hasta morir" escuchar música de moda y, si estaban de ganas, comerse una porcion de pollo. El espiritu ocasional de la pollada de inicio murió, haciendose cosas de todos los fines de semana y multiplicandose por doquier, llegando a coexistir en la misma cuadra, dos o tres polladas simultaneas.

Innovaciones llegaron para quedarse, para mal mas que para bien, entres las cuales señalamos:

- Musica: el cambio cualitativo de las polladas pioneras, lo que convertia a la casa en una discoteca de turno, todo para el deleite de los asistentes que llegaban "forrados" de dinero para ahogarse en su "liquido elemento". El alquiler de equipos de sonido aumentó, la compra a cuotas de estos aparatos tambien creció, todo era buena inversión en un negocio con muchisimo futuro: ¡Ganancia fija!

- Cerveza: la popular "chela" "cheva" "rubia" y demas apodos con los que se conoce a esta bebida. Con la innovacion de las polladas bailables, se creó el mini-comercio cervecero, donde más que con los pollos, se ganaba con la venta de chelas. Agarraron fuerza las famosas "concesiones" de los proveedores de cerveza a los organizadores de las polladas: ¡negocio redondo!

- Tarjetas: elemento distintivo de una pollada moderna, con decir que luego de unos años de posicionada esta actividad, surgio una sub-industria dedicada al diseño de tarjetas exclusivas para las polladas, de grandisima variedad, pero con indicadores comunes e infaltables como:
1- La imagen de alguna "estrella" de la technocumbia (en un principio rayaban las tarjetas con la imagen de Rossy War, actualmente se recurren a Tongo o a todas las variantes de las "bellas")
2- El "floro": donde leemos frases como "amenizado por un potente equipo estereofonico/de sonido" "bar surtidito de gaseosa y de la rica chela (incluyen todas las marcas del mercado)"
3- Referencias geodistritales: donde indican la direccion del lugar (casa o local comunal, colegio, parroquia, etc) "tomar lineas..." indispensable esta ultima frase.


Bueno, la combinacion de estos elementos trajo como consecuencia la amplia gama de problemas que ya todos conocemos y que pueden ser motivo de otro tema de opinion.